Vivir una sexualidad plena en la Vejez debería ser normal

Vaya al Contenido

Sexualidad y Vejez en la Mujer

Linea para separar contenido de la web de la asesoria
“La sexualidad existe desde que nacemos hasta que morimos”

Hoy en día, sigue habiendo muchos prejuicios hacia las personas mayores que deciden seguir viviendo su sexualidad, ya que ésta se considera ligada a la juventud, la adultez, el matrimonio…

Por ello, muchas personas ni se plantean la posibilidad de mantener una vida sexual satisfactoria en la vejez, con pleno derecho a obtener intercambio y placer sexual; y muchas veces, no se hacen preguntas abiertas ni se manifiesta una necesidad por mera vergüenza o miedo. Por ello, quiero dar cabida en mi consulta, a este tipo de personas, que pueden sentirse más vulnerables.
Hay que recordar que toda actividad sexual depende de factores como el estado físico, los fármacos que se tomen, las experiencias vividas, las características psicológicas de uno mismo y de la pareja (si la hubiera). En la vejez, las personas atraviesan mas cambios vitales que en otras etapas de su vida, pero somos seres sexuados, y es algo que nos acompañará independientemente de la etapa vital en la que nos encontremos.
“Son las características sexuales las que varían en función del periodo”

La Organización Mundial de la Salud, (OMS) define la sexualidad como: La integración de los elementos corporales, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual, por medios que sean positivamente enriquecedores y que potencien la personalidad, la comunicación y el amor”.
Como seres sexuados, entendemos que la sexualidad nos acompaña a lo largo de nuestra vida y que es parte de nuestro auto concepto, autoestima y forma en la que nos relacionamos. Entendemos que la sexualidad es la vivencia que experimentamos desde nuestro propio género, ya sea masculino o femenino. No se trata meramente del coito, sino de las múltiples expresiones afectivas, sensuales, eróticas y sexuales que se dan en la comunicación.

 
Una sexualidad sana tiene múltiples beneficios para la salud y es un factor que aumenta el bienestar y mejora la autoestima. Una de las primeras necesidades de todo ser humano es la de sentirse aceptado, querido, acogido, perteneciente a algo y a alguien. La autoestima consiste en saberse capaz, sentirse útil y considerarse digno. Por lo tanto no puede haber autoestima si el individuo percibe que los demás prescinden de él, o al menos, no una autoestima positiva.  
Se tiende a desestimar lo valiosa que es la sexualidad para las personas más mayores, como si la sexualidad tuviera fecha de caducidad y a partir de una edad haya que olvidarse de ella. Aunque la sexualidad puede verse afectada por diversos factores en la vejez, esto no debería significar su desaparición. Más bien, es necesario entenderla para saber como abordarla y mejorar, no sólo la calidad de vida sino también el bienestar que se obtenga de ésta.  

Cambios fisiológicos que se producen en la vejez femenina

Linea para separar contenido de la web de la asesoria
En mujeres ancianas los cambios más notables en su sistema reproductor son observados durante la Menopausia. Sobre el 75% de las mujeres experimentan sus variados síntomas. La disminución en la producción de estrógenos produce un sinnúmero de efectos en el organismo como es el caso de los bochornos, que sin duda es el síntoma más común sentido por las mujeres, además de síntomas físicos como: fatiga, insomnio, dificultades sensoriales, problemas de memoria, etc. Los problemas médicos unidos a la menopausia incluyen: irritación de la uretra e incontinencia durante la comunicación sexual.

 
En el aparato genital, los cambios más significativos son:

  • Los labios mayores y menores pierden elasticidad y se muestran atrofias progresivas de su capaz dérmicas y epidérmicas, igual que en el resto de la vulva.
  • La vagina con su deprivación estrogénica, tiene menos capacidad para su fluidificación, lo que a su vez facilita infecciones locales. Su mucosa se hace más fina y seca, además pierde longitud, se hace más estrecha y menos elástica y reduce su capacidad de distensión.

  • El clítoris tiene mayor dificultad para la erección

  • Desde el punto de vista endocrino metabólico (menopausia), los cambios más importantes son:

  • Disminución del tamaño de la mama, además de ser menos firmes y más planas.

  • No se observa al principio del coito los cambios habituales en los labios mayores como: Aplanamiento, separación y elevación y es menor la vaso dilatación de los labios menores. Lo primero se debe a la disminución del tejido adiposo y elástico de esa zona.

  • Debilitamiento de las musculatura vaginal y de la zona perineal, por lo que existe menor contracción de la vagina durante la fase de plataforma orgásmica.

  • Menor la elevación uterina.

  • Contracciones uterinas del orgasmo se hacen más débiles y en ocasiones dolorosas por ser más espásmicas que rítmicas.

                 
Sin embargo estos procesos NO ELIMINAN el orgasmo ni suprimen la sensación de placer y por lo tanto el avance de los años no pone un limite preciso a la sexualidad femenina. Es necesario insistir en que estos cambios se dan en distintos grados y aparecen en tiempo claramente diferente dependiendo de numerosos factores que explicaremos posteriormente. En mujeres el funcionamiento sexual en la tercera edad depende del bienestar psicológico.

 
Si los síntomas físicos van unidos íntimamente a eventos estresantes será́ mucho más difícil la adaptación. Si la pareja muestra disminución del interés sexual la mujer puede pensar que ha perdido su encanto y que es imposible competir con mujeres jóvenes. Para varias mujeres su actitud hacia envejecer y hacia la sexualidad afecta su respuesta sexual. La mujer anciana puede seguir dando y recibiendo placer sexual durante toda su vida, pero la mayoría de las quejas en el tema de la sexualidad relacionadas al envejecimiento, se produce por la falta de conocimiento de los cambios fisiológicos normales y por una incapacidad para comunicar las necesidades y preferencias. Las mujeres en particular tienen dificultad para identificar y expresar sus necesidades sexuales, pudiendo contrarrestar sus cambios fisiológicos pidiéndoles a sus parejas que las acaricien por más tiempo, o probando nuevas posiciones sexuales que causen menos dolor y usar lubricantes para recuperar la falta de lubricación.

¿Cómo os ayudará la Terapia Sexual en la etapa hacia/durante la vejez?
Para los humanos, el contacto físico es una necesidad, una fuente de bienestar que los hace sentir protegidos, amados y valorados. Al fin y al cabo, los factores psicológicos que afectan a la sexualidad en hombres y mujeres jóvenes, también lo hacen cuando estos alcanzan la tercera edad.

En los medios de comunicación y en la sociedad en general se ofrece una imagen de lo deseable, lo erótico y lo bello que coincide con una etapa de la vida más joven. Especialmente en las mujeres, ya que el cine se ha encargado de ofrecernos a actores atractivos mayores que siguen siendo protagonistas y que se vinculan a mujeres más jóvenes. Esto es fácil de entender si sabemos que en el hombre se valoran cualidades como la posición económica, la personalidad o la popularidad como atractivas. En la mujer se pone el énfasis principal en el físico, en concreto en el físico de una joven. Es decir, nos resistimos a no ser atractivas, no ser deseadas, concretamente nos resistimos a envejecer.

Pero es inevitable envejecer. Y como nuestros “ojos” están puestos en la juventud resulta tremendamente difícil la adaptación de las personas y su sexualidad a la vejez. Las personas que mantienen una percepción positiva de su cuerpo y de su pareja mantendrán relaciones sexuales satisfactorias.

Por ello en consulta, será fundamental trabajar en la actitud que se mantiene hacia uno mismo, la pareja y la sexualidad. La intervención en terapia sexual con personas mayores seguirá el mismo curso especifico según la disfunción pero teniendo en cuenta estas particularidades:
  • Los cambios físicos relacionados con la edad.

  • Evaluar con especial atención la posible existencia de otras patologías.

  • Evaluar el consumo de fármacos y los efectos que estos puedan tener en el funcionamiento sexual.

  • En el caso del deseo, es importante explorar en el hombre si han sucedido cambios asociados a la edad en su rutina (jubilación, muerte de seres queridos, etc.) y cómo le afectan.

  • Autoimagen y autoestima.

  • Creencias erróneas sobre la sexualidad en la vejez.
         
Es importante saber como se van produciendo estos cambios fisiológicos y psicológicos, para disminuir los miedos y preocupaciones que puedan presentarse. Tener una buena información, facilitará una mejor vivencia de la sexualidad adaptada a cada cambio.
 
Por ello, en mi consulta nos acercaremos a la sexualidad de este colectivo e intentaremos comprender las dificultades derivadas de su situación afectivo-sexual. La intervención irá encaminada a favorecer la adaptación de la persona a su realidad, guiándola en el camino de la comprensión y aceptación de su situación personal, así como animándoles a clarificar cuestiones conflictivas, y adaptando las necesidades sexuales a cada situación.

 
Si esta dificultad te supone algún tipo de problema personal, emocional o social, no dudes en contactarme.
 

“Sé que los problemas sexuales pueden generar vergüenza o inseguridad, pero estoy aquí para empezar a desterrar esas ideas y ayudarte con toda la naturalidad posible”

¡Visita nuestro BLOG Gratuito!
Terapia psicológica online en tiempo del Coronavirus.
Por Teresa Ouro Hernández. Psicóloga y Sexóloga del Instituto de la Pareja.


Ante la crisis que estamos viviendo, pueden estar surgiendo emociones de difícil gestión, conflictos familiares o problemas de pareja a los que nos cuesta adaptarnos.

Los 7 problemas más frecuentes que pueden desruir la pareja.
Por Teresa Ouro Hernández. Psicóloga y Sexóloga del Instituto de la Pareja.


Con el tiempo, es normal que surjan dudas o se reabran viejas heridas de nuestra relación. A continuación veremos algunas de ellas y cómo afectan a nuestra relación de pareja.


LOS 4 JINETES DEL APOCALIPSIS. Conductas que pueden poner fín a la relación.
Por Teresa Ouro Hernández. Psicóloga y Sexóloga del Instituto de la Pareja.


Se puede predecir con una precisión del 90%si una pareja permanecerá unida o no. Pero también nos dice que las parejas pueden salvar sus relacionesmediante la detección de las señales de advertencia y cambiando la forma en que se tratan entre sí. Por tanto, estas situaciones tienen solución si se trabaja en ellas...

Cómo hacer que mi relación salga fortalecida del confinamiento.
Por Teresa Ouro Hernández. Psicóloga y Sexóloga del Instituto de la Pareja.


El hecho de no poder hacer vida normal,tener nuestro espacio e ir a un lugar de escape que antes podía ayudarnos a regular nuestro estado de ánimo, hace que ahora estemos más irritados de lo normal...

FAQ

Preguntas Frecuentes Cuando Se Acude A Un Psicólogo


 
 
¿Cuál es la diferencia entre psicólogo y psiquiatra?
 
¿Cómo es una sesión de terapia psicológica?
 
¿Qué es la Terapia Psicológica INDIVIDUAL?
 
¿Cuánto duran las sesiones?
 
¿Cómo es la relación entre cliente y terapeuta?
 
¿Cuándo es aconsejable ir al psicólogo?
 
¿Cómo es la primera sesión?
 
¿Con qué frecuencia necesitaré acudir a las sesiones?
 
¿Cuánto dura la Terapia Psicológica?
 
¿Cuándo veré los resultados?
 
¿Hay que estar enfermo para ir al psicólogo?
 
¿Me sería conveniente solicitar ayuda psicológica?
 
¿Qué beneficios me puede aportar la psicoterapia?
 
 

 
Máster en Terapia de Pareja y Sexología.
Máster en Neuropsicología Clínica.
         
Regreso al contenido